Caminando con tu niñ@ interior








La gente te dice:

 

-"Cuídate", "Haz lo que te gusta", "Tienes que tener tiempo para ti"...

 

Y piensas; ¡venga, tiene razón, voy a hacerlo!



¿Y qué hago? muchas veces, no sabes que hacer porque  no sabes quién eres. 



Con el tiempo has dejado de conectar   con lo que te gusta, o con  lo que te pueda  te gustar, cosas sencillas, como mirar las nubes, pasar escuchando el canto de los pájaros, montar en bici, patinar … Has ido priorizando responsabilidades externas y te has dejado de escuchar .

 

 Cosas en las que no has invertido tiempo ni  energía y no lo has hecho por tus circunstancias, pero un día lo pruebas y ¡Disfrutas, te lo pasas bien!  Y no pensabas  ni que te podría  gustar.




Porque este es el resumen de tu vida: 

 



Primero estudias, después el trabajo, más tarde llega la maternidad -paternidad.


Muchas veces no sabemos quién somos ni que nos gusta, porque no has podido conectar con tu ser.

 

 

Y llega la nombrada: “Crisis de los 40”, con su correspondiente coletilla:

 

No estoy  aprovechando mi  vida de la forma que  quería, no sé que me interesa, ni que me gustaría hacer, ni siquiera se" quién soy “



Te sientes perdid@. 





La base del autocuidado es la coherencia , el sentido común, priorizar,darnos permiso para sentir y ser suficiente solo por existir o haber existido.



Para eso has  de silenciar todas las exigencias, todo ese  ruido mental que no cesa en nuestra mente, y dar las gracias, por todo. ¡Pero ahora es mi momento!



Yo ahora quiero dedicarme  a ser la persona que decido ser.



Cuando te das  permiso para cuidarte, te vuelves  importante. 



Cuando puedes cuidarte  le puedes dar sentido a la persona que eres  hoy, y de repente te ves valios@, te reconoces .Vuelves a sentir, como lo hacías en la infancia. 



Ahora puedes  volver hacerlo y por eso es tan importante cuidar de ti mism@



El efecto de cuidarte a ti mism@, es que al estar nutid@, estás mejor para dar lo mejor de ti a los demás, pero no poniendo el foco en los demás si no en ti mism@.



Conecta con tu niñ@, dile:



Cuando eras niñ@ y adolescente, lo que sentías en ese momento posiblemente   no lo podías decir, no sabías expresarte o simplemente  no te entendía...


No sabía lo que sé ahora…pero ahora sí puedes decir lo que sientes, no tengas miedo, ahora te veo, ¡estamos junt@s! 



De ahora en adelante caminaremos junt@s y podemos saber lo que necesitamos, porque nos tenemos @l un@ @l a la otr@.



Y ahora, te pregunto:



¿Quién es la persona más importante de tu vida?



Entradas que pueden interesarte

No hay comentarios